Vigilia por la Vida

0

Testimonio

Esta fue la primera vez que estuve en una Vigilia por la Vida, fue una experiencia inexplicable; entre cantos y Ave Marías llegamos a ese lugar de muerte, en el que de lunes a sábado asesinan a muchos seres humanos, a seres con anhelos, llantos, preguntas, sonrisas… a una persona con una misión del Altísimo, a una persona como nosotros, la única difrencia es que nosotros tenemos la oportunidad de cumplir nuestra misión pero ellos: los no nacidos no, ya que les han arrebatado la vida.  El silencio de la noche nos hablaba de cada uno de esos niños y también de sus madres quienes están marcadas en su alma para siempre. No sabría decir cómo me sentí esa noche frente a la clínica de aborto, sólo se que estuve como en un velorio de personas que jamás vieron la luz del sol”

[slideshow_deploy id=’2095′]

Vigilia por la Cultura de la Vida

El pasado 6 de agosto, día de la Transfiguración del Señor, tuvimos la grandiosa oportunidad de celebrar una Vigilia por la Vida. La misma empezó con la celebración de la Santa Misa en la Parroquia Santa Rosa de Lima en Bayamón, luego todos encendimos una velita en representación por cada vida que ha sido víctima de un aborto, no sólo por los bebitos asesinados, sino también por las madres que padecen del Síndrome Post Aborto y los que promueven la Cultura de la Muerte. Mientras sosteníamos las lucecitas y caminábamos hacía la clínica de aborto rezábamos el rosario. Fue sumamente bello estar todos unidos en la presencia de Cristo esa noche, con un espíritu fervoroso oramos hasta el final, llenos de respeto, de amor, de fe y esperanza le rogábamos a Dios por la conversión del médico abostista, las enfermeras y los que promueven y sufren ese nefasto crimen del aborto. Sabemos que Dios nos ha escuhado y que Él mejor que nadie en el mundo sabe cómo, por qué y cuándo actuar.

La verdad es que esa noche fuimos a orar por la vida y nosotros mismos salimos de allí llenos de Vida, los coros de ángeles estában con nosotros cantando, nuestra Hermosísima Madre la Virgen María llenó de inmensa alegría nuestros corazones, Dios mismo estaba allí, fue casi como si nos hubiese iluminado tanto con Su luz que quedamos transfigurados. Sabemos que eso nos dio más fuerzas, valor y amor para seguir en esta difícil batalla que Cristo nos ha encomendado: defender la Cultura de la Vida.

Esa noche contamos con la ayuda de la policía quienes estuvieron con nosotros protegiéndonos y deteniendo el tráfico para que pudiésemos cruzar las calles. Además del rezo del Rosario, cantamos la Coronilla a la Divina Misericordia y con música de alabanza y unidos todos en cánticos de adoración junto a los ángeles, se llenó de vida ese centro de muerte. Le damos muchas gracias a al guitarrista y a todos los que asistieron, al Padre Manuel de Colombia que nos apoyó y a los que con sus oraciones nos acompañaron espiritualmente.

Oración a Dios el Padre de toda la vida

Dios eterno, te has revelado como El Padre de toda la vida.
Te alabamos por el amor de Padre que ofreces a toda la creación, pero en especial a nosotros, porque nos creaste a Tu imagen y semejanza.
Padre, te suplicamos, protege a todos los que son amenazados por el aborto y sálvalos de ese maligno poder destructor.
Te rogamos que les des fuerza y valor, a todos los padres que luchan contra la tentación del aborto, para que tengan la valentía de rechazar al enemigo.
Bendice a nuestras familias y a nuestro país, para que podamos acoger con alegría la vida, de la cual, Tu mismo eres fuente y eternidad. -Amén

Share.

Comments are closed.