Primera Gala Artística por la Vida

0

El pasado 2 de marzo de 2012, en la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras, el grupo de jóvenes Vida Digna celebró la Primera Gala Artística por la Vida. Después de alrededor de cuatro meses de preparación los jóvenes dejaron una huella de verdad y vida en los corazones de más de 150 personas. Entre el público se encontraban estudiantes y profesores de la Universidad, al igual que público en general. También acudieron treinta jóvenes de Boy’s and Girl’s Club quienes quedaron muy conmovidos por el mensaje del que fueron espectadores. En medio de tanta violencia, desesperanza, falta de fe y caridad que hiere a nuestra sociedad, Vida Digna intentó llevar por medio de la belleza artística y del amor un renovador mensaje de vida. En la Gala se resaltó la maravilla de vivir y el valor que tiene cada vida humana comenzando por la de los pequeños por nacer. Vida Digna exhortó a las personas a edificar un mundo de verdadera paz y justicia en el que a todo bebé concebido se le permita nacer. Los jóvenes compartieron sus talentos para que otros pudieran tener vida y juntos así transformar el mundo hacia lo bello, lo bueno y lo verdadero. El evento también fue un obsequio para todos los luchadores que con sus sacrificios, oraciones y tiempo trabajan para construir un mundo mejor. Fue un regalo para todos los enamorados y defensores de la Cultura de la Vida.

“Hay conciertos, ferias, festivales, etc, por cantidad de otras causas. Ésta es la primera vez que en PR jóvenes ponen sus dones y amor a la vida para llevar un sublime mensaje que edifique la Cultura de la Vida. El mundo necesita ser sorprendido por la verdadera y buena belleza para ver en sus corazones con más claridad los grandes misterios que nos rodean, empezando por el de la vida humana. Intentamos transmitir belleza inspiradora para que no se siga destruyendo la belleza de la inocencia. La Gala dejó muchos frutos tanto en el público como en nosotros como grupo. Reconozco que fue difícil organizar la Gala. Fue un reto. En un momento pensé que no lo íbamos a lograr, en medio del semestre, las clases… teníamos que ensayar y pulir esos talentos para presentar un evento de calidad. Sin embargo aprendimos a servir con amor. Nos inundamos de la felicidad que florece cuando se lucha por la justicia. Estoy segura de que en esto obró la mano de Dios. Fue un milagro. Sin Él no lo hubiéramos logrado. Él nos envió ángeles que colaboraron mucho y nos dieron ánimo para seguir. Dios nos dio la perseverancia, la paciencia, el amor y el discernimiento para lograr un evento como éste. Damos infinitas gracias a Dios por habernos encaminado en este umbral artístico, a mi mami y a mi papá que siempre estuvieron apoyándome y dándome fuerzas. También gracias a los jóvenes que con sus talentos se dieron por amor y a todos los que ayudaron a hacer este evento realidad. Los sacrificios fueron grandes pero los frutos son mucho mayores. Estoy muy contenta porque valió la pena” Comentó Ginna, Presidenta de Vida Digna.

Cada detalle del evento se atendió con esmero y difundía un haz de amor y esfuerzo. El bellísimo coro de la Novena Sinfonía de Beethoven (Oda a la Alegría) recibió al público mientras se sentaba. Vida Digna eligió esa pieza porque Beethoven, tres años antes de morir y padeciendo una sordera total, celebró su vida con las siguientes palabras: “Hace 54 años, mi madre acudió al médico. Se encontraba en el segundo mes de embarazo y su marido era alcohólico. Tenía afección sifilítica y uno de sus hijos era retrasado mental. Además, en la familia había varios sordos. El médico decretó la interrupción del embarazo, pero mi madre se negó. Siete meses más tarde nací yo. Hoy, en 1824, en Viena, estreno mi Novena Sinfonía, mi canto personal a la alegría de vivir.” Después de ese recibimiento la Maestra de Ceremonia preguntó: “¿Cuántos artistas, tal vez como Beethoven, el aborto se ha llevado?… Así como Él celebró su alegría de vivir, celebremos nosotros esta noche la alegría de nuestras vidas. Querido público, en celebración de su nacimiento les dedicaremos una serenata”

El evento constó de 16 piezas artísticas a cargo de 30 jóvenes de los cuales 15 eran artistas invitados. En esa inolvidable noche, se vivió desde la alegría del recibimiento de la vida hasta el dolor de la muerte y la desolación que provoca el aborto. También hubo espacios de recogimiento y reflexión, propios de la época Cuaresmal. Se pidió perdón a Dios por el daño que causa el aborto y se le suplicó valor para proclamar la verdad. No fue un evento de mero entretenimiento. La Gala tuvo un especial propósito de reflexión, oración, inspiración y educación. Hubo representaciones de danza -folclórica, moderna y contemporánea-, pantomima, declamación, canto clásico y popular y música intrumental. Además hubo un diálogo entre Julio, joven que interrumpía el evento, y la Maestra de Ceremonia. El diálogo, que combatía el relativismo, cautivó la atención de los espectadores.

Muchos de los jóvenes se identificaron con Julio, quien representaba a un universitario pro aborto víctima de los engaños de la Cultura de la Muerte. Durante la conversación con Ginna, Él se da cuenta de que había sido indoctrinado por teorías relativistas y anti vidas. Decide defender la vida y con valor y ánimo exhorta al público a que “¡Demos un rotundo sí a la vida. Transformemos nuestra sociedad hacia el bien y la verdad!” Termina con una oración.

Durante la Gala también se recordó a todos los pequeños niños que han muerto por el aborto. “Esos bebitos que tal vez hoy hubiesen podido estar aquí llenando el mundo de amor, de sonrisas, de esperanza, de buenas ideas, de melodías, de poemas o teoremas, todo para mejorar el mundo. Hay muchas víctimas del aborto, y la madre también sufre una agonía,” exclamó Ginna, quien continuó: “Damas y caballeros, para finalizar esta Gala por la maravilla y la grandeza de vivir escuchemos la plegaria de esta otra parte de las víctimas. Terminemos esta Gala con su lamento y exhortació” Este lamento fue a cargo de Bianca, Sol y Wilmary quienes estremecieron al público con su cántico: “No llores por mí mi niña, mi alma está arrepentida, mi vida entera te la dedico, mas Dios perdóname te necesito.” Al final se les unieron todos los artistas y el público para cantar a una sola voz: “No llores más, Puerto Rico, Salvemos todos tus hijos, que por aborto, injusto mueren, No más silencio, Ama la Vida.”

“Exhorto a todas las personas y muy especialmente a todos los artistas, los productores, los directores de teatro, de cine, a que den sus talentos para encender luces de esperanza, verdad y vida en el mundo. Es muy triste la falta de amor que sufrimos en contra de la vida. Sí, sufrimos, porque sufre la madre, además de los pequeños bebitos, y también nuestra sociedad que se priva de los nuevos talentos que la podrían cambiar hacia el bien. No podremos vivir felices y en paz si permitimos que el aborto siga destruyendo vidas. Nuestra sociedad está agobiada por las mentiras. Basta de mediocridad, de vulgaridad, de irreverencia ante la verdadera belleza. Basta de atentados contra la dignidad de la vida. Estamos llorando las consecuencias y no podemos callar, no podemos permitir que nuestros niños, nuestros jóvenes, nuestros envejecientes, se sigan perjudicando por nuestro silencio. Llevemos la belleza y el bien como antídotos para la fealdad y la inmoralidad. Unamos nuestros talentos y seamos la voz de los sin voz. Ante un mundo cegado por los ataques de la Cultura de la Muerte, del relativismo, del individualismo, necesitamos que los amantes del arte no olviden la indivorciable conexión entre ética y estética. Por medio de la belleza artística afloremos los valores que parecen desvanecerse. Por medio de la belleza artística seamos artífices de mensajes que den vida y enseñen la verdad” Comentó integrante del grupo.

Share.

Comments are closed.