Para que Todas las Personas Puedan Bailar: mi Experiencia Pro Vida

0

Arnaldo, Bianca y María José


Yo creo que no voy a olvidar la experiencia, porque si bien no ha sido la primera vez que he colaborado con la causa, en esta ocasión fue más impactante. Hubo varias razones para ello. En primer lugar, se me hace difícil porque me dan miedo las posibles reacciones negativas de la gente. Así que tuve que orar para obtener tranquilidad. Me acordé de dos pasajes Bíblicos. Uno de San Pablo que dice que Dios pondrá el resto una vez uno empiece a caminar. Otro creo que es de Eliseo que dice que hay que decirle las cosas malas a la gente aunque esa persona haya cometido el mal en cuestión. A mí esos pasajes me han servido de inspiración para colaborar con la causa. Hay que darle gracias a Dios por el amor que me dio días antes del evento. Ahora bien, puedo decir que el primer obstáculo interno fue superado gracias a Dios.

He llegado al punto que, como estudiante de filosofía, me identifico con la causa porque yo tuve el paladar abierto o fisurado al nacer. ¿Cómo esto se relaciona con no abortar? Pues sencillo. Según Robert P. George, Peter Singer ha estado a favor de matar a niños recién nacidos que tienen esa condición. Yo podría inferir que también Peter Singer podría estar a favor de abortarlos por lo mismo. En realidad, Peter Singer está a favor del infanticidio si la persona tiene varias condiciones. Recuerdo que hasta por el labio hendido han abortado gente. Es triste esta situación porque hemos dejado a personas morir por una operación sencilla.

¿Qué hice en la actividad? Repartí un ‘flyer’ sobre una mujer que fue producto de una violación. Para mí fue importante porque es una de las dudas que la gente tiene en cuanto a si se puede abortar o no. Con el testimonio de dicha mujer uno conoce que es posible dar en adopción en esos casos sin tener que abortar a la persona. Me di cuenta de que la actividad sirvió para que personas que están en contra del aborto conocieran a personas que piensan como ellas a pesar de que están en un ambiente retante. Tal contacto le permite a las personas aclarar sus dudas y cómo ayudar a las personas que pudieran estar considerando practicarse un aborto. Para mí, como estudiante de filosofía, fue una oportunidad para proponerme leer más sobre la causa para obtener más conocimiento. Además de que con dicho conocimiento podría ayudar a más personas.

Luego de la actividad la causa Pro Vida seguía conmigo gracias a la camisa, al globo y a mí. Aconteció que un deambulante me pidió una cantidad de dinero. Al principio no le quería dar porque le había dado dinero en otras ocasiones. Luego conversé un poco con él y me dijo que llevaba cinco días sin haber comido algo. Solamente había bebido jugo y agua durante ese tiempo. Le di el dinero en parte por lo que me dijo. Por otra parte porque si uno es Pro Vida pues debe estar dispuesto a darle de comer a las personas que lo necesitan. En fin, gracias a Dios, que me dio la oportunidad de ayudarlo. Finalmente, vi a alguien bailando. Saber que alguien, con la vida, puede hacer algo bello como bailar es conmovedor. Satisface a uno el hecho de saber que uno es pro vida porque de esa manera uno aspira a que todas las personas puedan bailar.

Arnaldo Pardo, miembro de Vida Digna

Share.

Comments are closed.