Globos por la Vida

0


El grupo de jóvenes Vida Digna inauguró el semestre con su primera actividad de Globos por la Vida. Otra vez las camisetas violetas, la alegría y el amor a la vida que estos univesitarios sienten inundaron los alrededores de la Facultad de Estudios Generales en la UPR, RP.  Fue un día hermoso y la mejor bienvenida que los prepas pudieron tener. Una bienvenida llena del amor a la vida, a la esperanza, al derecho de nacer. Una bienvenida en la que se les exhortaba que defendieran la vida. Una bienvenida que cantaba a la alegría de vivir. Fue una gran oportunidad que Vida Digna utilizó para llevar la verdad sobre la Cultura de la Vida, sobre lo que el aborto hace a nuestra sociedad. Vida Digna proclamó la verdad que muchos profesores esconden y distorsionan. Ellos fueron testigos y vivos ejemplos de lo que es la grandeza de vivir y el orgullo que se siente por defender una causa tan noble como la de la vida humana. ¡Toda vida es valiosa! Y ellos allí estaban en Estudios Generales dando fe de eso.

¡Hola, aquí Sherli! Primero que nada quiero agradecer la oportunidad de ser parte de un grupo tan maravilloso. Me sentí muy a gusto con las chicas que ya conocí del grupo. ¡Era como si fuera miembro de años! La experiencia que pasé en un par de horas fue una de las mejores que jamás he presenciado en mi vida. Siempre me ha gustado ayudar a las personas, pero nunca lo había hecho desde un punto tan delicado. ¡Fue hermoso! ¡Estaré esperando la próxima actividad con muchas ansias! ¡Dios los bendiga mucho! =) –Sherli Martínez, nuevo miembro de Vida Digna.

Wow!! Empezamos con muchas fuerzas este año académico. A sólo dos semanas de haber empezado las clases tuvimos nuestra primera actividad y estuvo brutal. Estaba tan emocionada por la cantidad de estudiantes que se nos acercaban a la mesa interesados en recibir mas información y con el interés que mostraban mientras les explicábamos. Así tenemos que ser todos con hambre para buscar la verdad, para conocer cosas nuevas y por eso es que estamos en la universidad. Muchos estudiantes vinieron a contarnos comentarios “pro-choice” que habían hecho algunos de sus profesores y me dio mucha alegría ver que querían llevarse la mayor cantidad de material posible para defender la vida. Necesitamos más jóvenes así, que están firmes en sus convicciones y las defienden.

 Este último mes he tenido dos experiencias magníficas y fuera de este mundo que me dieron un super impulso para seguir adelante en esta gran empresa de defender la vida. Estoy muy agradecida de haber participado en la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid junto al Santo Padre Benedicto XVI que no hizo más que animarnos a que nuestra vida sea una grandiosa, arraigada y edificada en Cristo y sobre todo firme en la fe. También estoy agradecida de este nuevo comienzo para el grupo que se mostró con gran optimismo y así mismo fueron los frutos que se recogieron de ésta, nuestra primera actividad del semestre. Todo esto me dio nuevas fuerzas para salvar miles de vidas que merecen tener las mismas oportunidades que hemos tenido todos. “Vosotros, que sois muy sensibles a la idea de compartir la vida con los demás, no paséis de largo ante el sufrimiento humano, donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer”. (Palabras del Papa Benedicto XVI durante el Via Crucis de la JMJ) -Carolina González, Vicepresidenta de Vida Digna. 

La actividad que realizamos este pasado miércoles 31 de agosto significó mucho para mí. Fue una actividad que dejó una huella especial en mi trayecto formando parte de este maravilloso grupo. Luego de la actividad algunas de las integrantes del grupo estábamos reunidas y una de ellas exclamó que había diecisiete solicitudes para formar parte de Vida Digna. Es lo más que hemos tenido luego de una actividad. Me puse feliz. Otra de ellas comentó: “¡Esas son las oraciones; son las oraciones!” Creo que no había orado tanto por los niños no nacidos y por Vida Digna como en estos pasados meses. He estado rodeada de personas maravillosas que me han ayudado a descubrir en Dios el poder de la oración. En ocasiones cuando oramos no percibimos respuesta tan pronto… aunque sabemos que no es en vano. A veces pensamos que no damos un paso adelante. Pero otras veces Dios, como lo fue en esta ocasión, nos muestra de un sopetón todos los frutos de nuestro esfuerzo. Y es entonces cuando nos seduce, tal como lo hizo con Jeremías (Jeremías 20; 7) y nos convencemos y enamoramos aún más de la mejor y más apasionante lucha: la de la Cultura de la Vida. Les doy gracias en nombre de todos los integrantes de Vida Digna a todos ustedes que elevan sus oraciones  por nosotros y por los no nacidos. No cesen de orar que Dios y nuestra Madre del Cielo nos escuchan. Y esto es solo el comienzo. -María Elena Allén, Secretaria de Vida Digna.

¡Cómo podría explicar mi alegría! Me siento muy agradecida con Dios por darme la oportunidad de trabajar en una obra tan hermosa como ésta. La juventud más que nunca necesita saber la verdad, necesita darse cuenta de que los promotores de la Cultura de la Muerte la quiere destruir con los malos actos que promueven como el aborto. Me siento muy orgullosa de poder compartir este amor a la vida con unas personas tan geniales como los integrantes de Vida Digna. Ellos con su amor, su generosidad, su entrega están haciendo lo que muchos por miedo, vergüenza o ignorancia no se atreven. Ellos están construyendo los cimientos de una verdadera sociedad fundada en el Amor y la Paz. Vida Digna es ejemplo de que no todo está perdido, de que hay esperanza. No importa cuánto daño los pro muerte quieran hacer en la sociedad, hay jóvenes que alzan sus voces para defender la vida con amor. El AMOR que ellos sienten y expresan derrumba cualquier holocausto de injusticia como la del aborto. Nuestros sacrificios, talentos, valor, dedicación y fuerza defienden la causa más indispensable para el mundo entero. Sin vida no hay nada. Vida Digna está dando parte de su vida, de su juventud, para dar vida a otros, para llenar de verdad y amor los corazones endurecidos por la mentira, por el egoísmo o por la maldad de la Cultura de la Muerte. ¡Quiero mucho a mi grupo! Me siento muy orgullosa y feliz de estar rodeada de personitas tan bondadosas y humildes como ellos.

La gente no se da cuenta de que el aborto además de matar a un bebé hiere mucho a la madre. Hay muchas universitarias que sufren las consecuencias de no saber la verdad sobre la vida. Muchas de ellas han sido engañadas y presionadas con que el aborto está bien, que es la mejor decisión, de que no es vida, etc.  Nosotros, Vida Digna, estamos allí para ayudarlas y darles el apoyo y el amor que necesitan. En la actividad una jovencita se me acercó preguntándome sobre nuestro grupo. Le expliqué, entre otras cosas, que una de las razones por las que proclamamos la verdad de la vida es para ayudar a la mujer. Le dije que muchas veces la sociedad le dice a la mujer que lo que lleva en su vientre es una masa de células, le dice que es su opción, que el aborto la va a aliviar… Le dije lo mucho que la mujer sufría y que el aborto nunca era la mejor solución, que por el contrario le arruinaba la vida. Ella me respondió que sí, que ella sabía lo que yo le decía porque precisamente ella había sentido esa presión en un momento de desesperación y había abortado pero que después estaba muy arrepentida. Me dijo que el aborto era horrible y que no se lo recomendaba a nadie. El de ella fue por succión y ella vio los tubos por donde pasó su bebito… Ella me dijo que en otras ocasiones nos  había visto pero no se atrevía a acercarse. Ahora, con mucho valor, ella quiere ser parte del grupo. Ella nos da ánimo para seguir. Ella es una jovencita que dará de sus esfuerzos para la defensa de la vida y para que otras mujeres no pasen por el dolor que ella padeció. -Ginna Paola, Presidenta de Vida Digna.

Share.

Comments are closed.