Bebés Salvados del Aborto

0

¡Gloria a Dios: Vidas Salvadas del Aborto!

Desde hace cuatro años distintas personas de todas las edades oran frente a una clínica de aborto. Esperanzados en el poder de la oración unido al de las obras, estos luchadores confían en que sus esfuerzos no son en vano. Ni el sol, ni la lluvia, ni el cansancio, ni los insultos detienen a los guerreros de la vida. Ellos saben que Dios obra y que tanto en esa clínica como en otras alrededor del mundo hay vidas que se salvan del aborto. También hay otros que se arrepienten y encuentran paz en la misericordia y el perdón de Cristo. Durante todo este tiempo hemos vivido hermosas experiencias que han animado y llenado de vida a muchos. Hoy compartimos contigo una muy especial del 20 de diciembre de 2011. ¡Cinco días antes de celebrar el nacimiento del Niño Jesús tenemos confirmado que un bebé se ha salvado del aborto!

Desde las ocho de la mañana se empezó con el rezo del Santo Rosario. Entre los Avemarías, los acordes de la guitarra y los cánticos pedíamos a Dios por el fin del aborto, por la conversión de los que promueven la Cultura de la Muerte, por la salvación de los no nacidos. Hubo un fuerte sol y luego mucha lluvia pero seguimos perseverantes en la oración y repartiendo información pro vida a quienes pasaban. A varios de las mujeres y hombres que entraron a la clínica de aborto les entregamos los panfletos sobre el desarrollo prenatal y de ayuda para la mujer embarazada o que sufre del Síndrome Post Aborto. Una de las mujeres que entró a la clínica para abortar salió después de estar allí largo rato. Tenemos la gran alegría de decirles que ella nos confirmó que no había abortado a su bebé. Sí, mientras estuvo dentro de la clínica –tal vez leyendo el material, escuchando las oraciones y canciones– optó por la vida de su hijo. Es un bebé que sabemos que se ha salvado durante este día. La presencia de la oración frente a las clínicas de aborto ha dado grandes frutos. Muchas de las mujeres que van abortar con tan sólo vernos con las pancartas y orando desisten de hacerlo. Así es el caso de otra mujer que hace como tres meses se dirigía para abortar y al vernos frente a la clínica decidió irse y dejar nacer a su bebé. Inclusive semanas después ella nos felicitó por lo que estamos haciendo. Nos dijo que la amiga de ella también iba a abortar pero que ella la convenció de que no lo hiciera. Gloria al Dios de la vida por dejarnos ver los maravillosos frutos de esta labor. Defender la vida es un deber de todo cristiano. Son muchos los bebés que se han salvado gracias a la presencia de la oración frente a los centros de aborto. Todos tenemos la misión de proteger y salvar a nuestros hermanitos más pequeños.

Nos quedamos con las sonrisas de los niños que pasan frente a la clínica y nos saludan moviendo sus manitas. Nos quedamos con la alegría de las vidas salvadas y de las mujeres ayudadas. Nos quedamos con la esperanza de los corazones arrepentidos que se refugian en Cristo. Nos quedamos con el entusiasmo de que cada día son más las personas que toman conciencia de que el aborto nos afecta a todos y hacen algo para detener la injusticia. Todos debemos poner nuestros talentos al servicio de la causa más importante de nuestra sociedad, la de defender la vida. Esperamos recibir al Niño Jesús en esta Navidad y con mucho amor presentarle nuestro agradecimiento por las grandes obras que realiza en el mundo. Nos quedamos con los bellos villancicos que cantamos ese día cuando finalizamos los rezos frente a la clínica.
Venid adoremos a Cristo Jesús…
Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que aman al Señor.
¡…nos ha nacido un salvador que es el Mesías, el Señor!
Alegría, Alegría, Alegría…

Alegrémonos en el Señor. Jamás vacilemos en la defensa de la vida. Continuemos proclamando el Evangelio de la Vida.

Share.

Comments are closed.